Muchas empresas mantienen vigente un sistema de gestión energética que les permite generar resultados medibles relacionados con el uso y consumo de la energía para contrastarlo con los gastos de allí se derivan. De esta manera, pueden proyectar su desempeño energético, identificar posibilidades de ahorro y estrategias  para gestionar de forma eficiente el consumo de energía.

Para esto, es necesario incorporar equipos de medición con  tecnologías 4.0 que permitan procedimientos para realizar esa medición y análisis de indicadores de consumo, de eficiencia y de gestión. Con esta valiosa información obtenidas se diseñan las posibles estrategias de control para elevar los niveles de eficiencia energética y de esta manera generar un aprovechamiento óptimo de la energía con el consecuente ahorro económico.

A pesar de los avances en este sentido, todavía hay empresas grandes, medianas y pequeñas que no han dado el paso total hacia la adopción e incorporación de estas tecnologías debido a dificultad en sustitución de esquemas tradicionales de operatividad, desconocimiento de los beneficios, ausencia de la variable energía para toma de decisiones, entre otros.

Las empresas que promueven estas tecnologías y servicios hoy asumen este compromiso no sólo como parte de su core de negocio sino también como un aporte a los niveles de sostenibilidad y rentabilidad empresarial en cada país.

Y es que asumiendo estos esquemas de gestión las empresas se dan cuenta del impacto positivo que les genera en su crecimiento y solidez, fundamentados sobre la base de dos postulados inseparables cuando abordamos estos temas:

  1. Lo que no se mide no se controla

  2. Rentabilidad no es solo generación de ingreso, también lo es reducción de costos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *